Entrada destacada

El Ministerio de Empleo da marcha atrás a la modificación unilateral de códigos de los contratos predoctorales.

Madrid, 3 de marzo de 2017 En la tarde de hoy el Ministerio de Empleo ha hecho público que rectifica con carácter inmediato la mo...

martes, 28 de enero de 2014

Los órganos de representación del PDI de la UEx piden que se vuelva a negociar el POD

En declaraciones a los medios, manifiestan que el profesorado considera muy injusta la nueva normativa

En rueda de prensa celebrada esta mañana en Badajoz, han comparecido los presidentes de la Junta y el Comité de Empresa del Personal Docente e Investigador de la Universidad de Extremadura, que representan a los más de dos mil profesores de la UEx, tanto funcionarios como laborales.

Así han explicado que en febrero de 2013 el Consejo de Gobierno de la UEx aprobó una norma que valora las actividades docentes del profesorado de esta universidad.

Dicha normativa contó con el desacuerdo unánime de todos los representantes del colectivo del profesorado, esto es, los cuatro sindicatos con representación en la Universidad de Extremadura (CSIF, CCOO, UGT y USO), la Junta de Personal Docente e Investigador y el Comité de Empresa del Personal Docente e Investigador.

El rechazo está fundamentado en que la norma es profundamente injusta en la valoración de muchas de las actividades docentes que realiza el profesorado, de manera que infravalora muchas de ellas.



Así, por ejemplo un trabajo fin de grado supone 60 horas anuales (6 créditos) para el alumno, y dos horas y media para el profesor. Un cómputo realista de esta actividad supondría reconocer, un mínimo de 10 horas al profesorado (1 crédito). Y así se podrían poner muchos otros ejemplos.

Por esa razón, los órganos de representación docente decidieron iniciar una recogida de firmas entre todo el profesorado de la UEx que mostrara este rechazo. La campaña se realizó a lo largo de diez días en los que se recogieron casi 900 firmas en contra de la nueva normativa. Estas firmas respaldaron la petición al Rector de la Universidad de una reunión para pedir una nueva negociación.

Sin embargo la reunión no se ha producido y el profesorado sigue a la expectativa.

Infravalorar el trabajo docente tiene repercusiones muy negativas. En primer lugar, sobre el profesorado, que ve impotente cómo su labor no es tenida en cuenta en su justa medida, provocando frustración y desmotivación.

Tampoco es la mejor situación para el alumnado ni es garantía de una docencia de calidad.

Lo injusto de esta norma también afecta muy negativamente a la percepción que del profesorado tiene la Junta de Extremadura, principal financiador de los trabajadores de la UEX. Igualmente se deteriora la percepción que la sociedad tiene de los profesores y profesoras de la universidad.