Entrada destacada

El Ministerio de Empleo da marcha atrás a la modificación unilateral de códigos de los contratos predoctorales.

Madrid, 3 de marzo de 2017 En la tarde de hoy el Ministerio de Empleo ha hecho público que rectifica con carácter inmediato la mo...

martes, 8 de mayo de 2012

Hoja del Lunes 543 (07.05.2012)

HOJA DEL LUNES Nº 543 (07-05-12)


La Declaración de Bucarest o el último asalto privatizador al proceso de Bolonia. 
Una crónica


En Bucarest los días 26 y 27 de abril de 2012, ha tenido lugar la octava Conferencia de Ministros del Proceso de Bolonia durante la cual hemos asistido al intento de hacer desaparecer de la Declaración de Bucarest, http://www.ehea.info/Uploads/%281%29/Bucharest%20Communique%202012%281%29.pdftoda  referencia a la financiación pública de la educación superior.
En el borrador de la declaración que se trató en el Grupo de Seguimiento (BFUG), reunido con carácter previo a la conferencia ministerial en la mañana del jueves 26, no aparecía el carácter público de la financiación de la educación superior mientras que se aludía únicamente a “todas las fuentes de financiación adecuadas”. Y por mucho que preguntaron los miembros de la delegación de la Internacional de la Educación (IE) no les supieron decir qué fuentes de financiación se considerarían “no adecuadas”.
Recordemos que la IE (a la cual está afiliada CCOO-Enseñanza) es una organización que representa a 30 millones de docentes y otro personal de la educación de todo el mundo, y es miembro consultivo del Proceso de Bolonia.
En esta reunión, los representantes de la IE, apoyados por los European Students’ Union (ESU) y varios gobiernos, consiguieron enmendar el texto de la declaración que salió del Grupo de Seguimiento como sigue:
...we commit to securing the highest possible level of public funding for higher education, while drawing on other appropriate sources, as an investment in our future.
Este es el texto que se discutió en las sesiones paralelas y en el pleno de la Conferencia Ministerial y que si bien no es perfecto, es mucho mejor que el inicial.
Durante el pleno de la conferencia, los partidarios de la privatización se vieron ayudados por la tendenciosa actuación del presidente de la sesión, el ministro danés de Ciencia, Innovación y Educación Superior, Morten Østergaard. La facción privatizadora estuvo capitaneada por el ministro inglés quien en un tono desagradablemente irónico comentó la irresponsable actitud de aquellos que se olvidan de que en casa les esperan los ministros de finanzas, argumentando en contra del carácter público de la financiación de la educación superior, y poniendo como ejemplo su política de aumento de tasas académicas y préstamos. Esta intervención fue, inmediatamente, apoyada por la secretaria general de universidades española, María Amparo Camarero, una de las más firmes defensoras de la privatización de nuestra educación superior.
Fue entonces cuando el ministro de la comunidad francófona de Bélgica propuso un redactado (que nunca llegó a plasmarse por escrito) en el que desaparecía el compromiso de la máxima financiación pública y se ponían al mismo nivel la financiación pública y las otras “fuentes adecuadas”. España intervino de nuevo para apoyar este redactado al que se sumaron Italia y Alemania. Ahora eran los partidarios del “equilibro”.
Y la sesión se estaba alargando bastante con una nueva ronda de intervenciones a favor de la enmienda valona, los unos, y a favor de la financiación pública, los otros, hasta que intervino el ministro francés... Y como no le convenía, el presidente danés no entendía la postura del ministro francés... Y, el ministro francés no entendía el texto propuesto por el ministro de la comunidad francófona belga...Y allí parecíamos todos tontos...
Y voilà! el ministro francés propuso el texto finalmente adoptado, que empeora el que la IE había introducido por la mañana, pero que mantiene la máxima financiación pública posible aunque no de forma tan preeminente. Así, la declaración queda:
“...we commit to securing the highest possible level of public funding for higher education and drawing on other appropriate sources, as an investment in our future”.
Todo para cambiar un “while” por un “and”.
Pero se ha conseguido preservar, en el papel, el carácter público de nuestras instituciones de educación superior en Europa. Hasta el próximo envite.

La austeridad fiscal dificulta la creación de empleo